COVID-19: Científicos paraguayos van en busca de una hazaña

“La mayoría de las cosas importantes en el mundo han sido conseguidas por personas que siguieron intentándolo, cuando no parecía haber esperanza”, reza la famosa frase del empresario y escritor estadounidense Dale Carnegie.

Esta pareciera ser la frase que encaja perfectamente a un grupo de científicos paraguayos, quienes han decidido librar batalla contra un enemigo al que poco conocen: el temible COVID-19.

Para este grupo sentarse a mirar lo que acontece en el mundo no es una opción, es por ello que mentes brillantes de la Universidad Nacional de Asunción, específicamente de la Dirección de Investigación de Facultad de Ciencias Médicas, implementará dos innovadores ensayos que podrían cambiar el futuro de la medicina.

Si bien el coronavirus aún no tiene cura, en varios países ya comenzaron a trabajar sobre la base del fármaco llamado hidroxicloroquina como profilaxis (es decir como tratamiento preventivo de la enfermedad).

La idea de los investigadores paraguayos es la aplicación del medicamento en el personal de blanco del Hospital de Clínicas para tratar de combatir al coronavirus.

La doctora María Angélica Samudio es una de las científicas que encabeza el grupo de investigadores y en una entrevista exclusiva con El Redactor, explicó de qué manera pretenden comprobar la efectividad de la droga.

Coordinadora del grupo de científicos
Doctora María Angélica Samudio

“Entramos en la etapa de implementación donde se comienza con una serie de procesos como por ejemplo identificar a los médicos que serán parte de los ensayos y preparar los estudios clínicos al que deben ser sometidos”, señaló.

La experta remarcó que luego de 45 días tras el suministro de la primera dosis ya se podrá obtener un resultado.

“La idea que tenemos es descubrir si verdaderamente la hidroxicloroquina puede prevenir el contagio del coronavirus”, insistió. Samudio además remarcó que no solo médicos, enfermeras, anestecistas, etc. de Clínicas están en la lista, sino que esperan poder realizar el ensayo también a los funcionarios del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (Ineram).

“Tenemos que tener en cuenta que queremos proteger al máximo al personal de blanco, en España por ejemplo hubo una alta tasa de infección a través de las enfermeras que se elevó hasta un 16%”, refirió.

No termina aquí

Pero el uso de la hidroxicloroquina no es el único ensayo que estos especialistas explorarán.

María Angélica adelantó que existe otra luz de esperanza en medio del oscuro túnel en el que se encuentra el mundo entero con esta pandemia.

“Por iniciativa del Ministro de Salud, Julio Mazzoleni, nos encontramos abocados en la tarea de investigar el uso de plasma humano en pacientes infectados”, indicó.

La profesional se mostró bastante entusiasmada con este método y si bien se encuentra en una etapa incipiente, alegó que los resultados pueden ser sorprendentes.

“Toda la evidencia científica que hemos encontrado en una serie de bibliografías ya las hemos enviado al Comité de Ética de la Facultad de Ciencias Médicas a la espera del visto bueno”, enfatizó.

De acuerdo a lo que manifestó Samudio, el objetivo es utilizar el plasma sanguíneo de pacientes que se han curado de COVID-19 y trasfundirlos a aquellos enfermos que se encuentran en los grupos de riesgo (por ejemplo pacientes con hipertensión, diabetes y otras patologías).

“Se ha demostrado que el plasma de una persona infectada genera anticuerpos y si esos anticuerpos pudieron proteger al cuerpo del paciente recuperado, sería efectivo que al pasar a otro paciente enfermo lo ayude también a combatir el virus”, detalló.

Luego del trabajo, que puede durar de dos a tres meses, se compartirá el protocolo de ambos ensayos para evaluar si se aplica en otros lugares o países, expresó Samudio.

Los investigadores involucrados en este trabajo son las doctoras Gloria Aguilar, Gabriela Ávila, Isabel Acosta, Natalia Cabrera, Leticia Ramírez, Ruth Zárate, la Prof. Dra. Angélica Samudio y Boris Revollo.

(De izq. a der.) Ruth Zárate, Leticia Ramírez, Boris Revollo, Isabel Acosta y Gabriela Ávila

Todos ellos tienen basta experiencia en el campo de las ciencias médicas y confían en que los ensayos tendrán éxito.

“Es muy interesante la experiencia que tenemos como equipo, esta pandemia ha hecho que científicos, a quienes no se les daba lugar, hoy demuestren que se debe invertir en investigación. Hay que reflexionar sobre la necesidad de hacer los trabajos de investigación. Hay cosas buenas, gente verdaderamente talentosa en el país”, aseguró la doctora.

Doctora Gloria Aguilar

El grupo de Ensayos clínicos de investigadores, aglutinados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la Asociación de Investigadores Científicos del Paraguay (ADICIP) y la Sociedad Científica del Paraguay (SCP), además del personal del Ministerio de Salud Pública se aboca a una misión cuyo camino es incierto, difícil, pero no imposible.