Dejó el Este para conquistar el Norte de América

Paraguayos Destacados

Guillermo Caballero Ferreira desde pequeño llevó en sus manos un puñado de sueños y metas, con los cuales se aventuró a rebasar barreras y fronteras que, a sus 21 años de vida, hacen una aventura de conocimientos adquiridos sin parar. Desde muy pequeño focalizó sus propósitos tan altos, que a los quince años ya había demarcado un estrecho camino que lo llevó al país donde quiso estudiar.

Cuando aún cursaba el segundo año de la educación media, inició su preparación para los exámenes de admisión a Universidades en Estados Unidos, a través del Centro Cultural Paraguayo Americano. En enero de 2014 viajó a Cali con el programa “Jóvenes Embajadores” y visitó la Universidad de California en Berkeley. “Quedé enamorado del campus y de las opciones académicas que ofrecían. Desde ese momento me entró en la cabeza el deseo de estudiar en una Universidad en USA”, manifestó.

“En el tercero apliqué, con ayuda de mis advisors de Education USA a las Universidades y busqué becas para estudiantes internacionales” contó a El Redactor. Al año siguiente dejó atrás su natal Hernandarias, para emprender el viaje hacia el gigante del Norte, donde estudió Economía en Brandeis University y recientemente fue aceptado en la Universidad Johns Hopkins, para realizar una maestría en Economía Internacional y Desarrollo Económico.

𝘾𝙤𝙣𝙜𝙧𝙖𝙩𝙨, 𝙜𝙧𝙖𝙙𝙪𝙖𝙩𝙚! 🎉👨‍🎓⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀Guillermo Caballero fue parte del Programa Access en Ciudad del Este. Posteriormente…

Posted by Access Program Paraguay on Tuesday, June 2, 2020

Contó que desde ya se está preparando para viajar al otro lado del mundo: Italia, donde realizará su postgrado. “Es un programa de la Universidad de Johns Hopkins que tiene el primer año en Bologna (Italia) y el segundo en Distrito Capital. Economía Internacional y Desarrollo Económico con énfasis en Latinoamérica”, apuntó.

Comentó que por cuatro años esperó ansioso el momento de su graduación, con la ilusión de que sus padres pudieran ser testigos del fruto de su gran esfuerzo, pero lamentablemente la pandemia evitó los planes. “Mis padres me re apoyan en todo lo que hago, estaban listos para venir a mi graduación. Ahora dicen que van a ir a la graduación de Johns Hopkins cuando termine el Máster”, relató.

El muchacho mencionó que uno de sus más grandes propósitos es justamente en algún momento regresar a nuestro país para colaborar con el gobierno en las políticas públicas. “Por ello, creí que era muy importante entender a fondo las dinámicas del mercado y gobierno a través de modelos económicos. Pienso que es crítico que la gente detrás de políticas públicas entiendan de economía para poder diseñar, implementar y evaluar programas que mejoren tanto la producción del país como la repartición del crecimiento económico. Todo eso me urgió a seguir economía”, reveló.

Señaló que su idea es enfocarse en el mercado laborar y colaborar con el Ministerio del Trabajo durante el ejercicio de su carrera para poder brindar un mejor mercado para los trabajadores paraguayos especialmente aquellos en una posición económica más vulnerable que pueden sufrir explotación laboral a causa de un mercado muy poco regularizado.

Añadió que se convirtió en el modelo a seguir de su familia, donde todos sus hermanos se pusieron en macha para que sus hijos tengan las mismas oportunidades que él. “Mis hermanas quieren que sus hijos sigan mis pasos y ya le están poniendo a aprender inglés”, aseveró.

Guillermo contó que antes de meterse de lleno a la lectura en el mundo de los números, era mante de la literatura hispana, pero desde hace cuatro años cambió las novelas de Cortazar, Machado y Oscar Wilde, por los pesados libros de economía. Agarrarle el hilo fue lo más fácil, pues rápidamente se familiarizó con ellos y con los años, fueron desplazando al mundo literario.

Durante la pandemia, su lectura por predilección fueron los libros de Jason Hickel y Dani Rodrik “porque ambos escriben mucho sobre temas que me gustan como dinámicas de la economía internacional e historia de la dinámica entre países colonizadores versus las excolonias”, afirmó.

Sin embargo, Wilde como su autor favorito, inspiró una verdadera obra de arte sobre el libro El Retrato de Dorian Gray. “Me gusta tanto ese libro que le dije a una amiga pintora que me pintara un cuadro”, expresó. La obra quedó así: Guillermo Caballero Ferreira como Edward VI (1537–1553), oleo sobre panel de yeso.