Sindicatos e iglesia católica denuncian a Bolsonaro por «genocida»

Mundo

Un total de 87.737 decesos mantiene en jaque al Brasil, donde ya se acumulan 2.446.397 casos positivos, situación que inspiró a más de 60 sindicatos de trabajadores de la salud a denunciar al presidente Jair Bolsonaro ante el Tribunal Penal Internacional en La Haya (TPI) por su responsabilidad en el modo en que impactó la pandemia en ese país.

El portal elperiodico.com, Regina Costa, una de las portavoces del colectivo dijo que Bolsonaro «ha llevado a cabo una estrategia genocida». Para la Red Sindical UniSaúde, que representa a más de un millón de médicos, técnicos y enfermeros, «la materialidad de los crímenes cometidos está debidamente confirmada» en las supuestas acciones y omisiones del jefe del Estado en torno a la política sanitaria ejecutada por su gobierno.

Ya se han presentado ante el TPI otras denuncias similares contra el mandatario. La fiscalía del tribunal con sede en La Haya posibilita a través del artículo 15 de su carta fundacional, el Estatuto de Roma, que organizaciones, oenegés e incluso personas individuales envíen información documentando supuestos delitos.

Desde hace meses, un general, Eduardo Pazuello, experto en logística, se encuentra al frente del Ministerio de Salud, donde nombró a varios militares como subordinados.  El papel del capitán retirado, sostienen los denunciantes, quedó en evidencia cuando promovió «la aglomeración de sus partidarios, acercándose a ellos sin máscara» y en la defensa de «medicamentos como la hidroxicloroquina, para los cuales no hay pruebas científicas de su efectividad contra la enfermedad».

UniSaúde considera además que Brasil expuso a una «tragedia general» porque el Gobierno de ultraderecha «no observó la pandemia como debería». Se recuerda en ese sentido cuando el covid-19 fue calificado de «gripecita» y otras subestimaciones del mismo tono.

Críticas de la Iglesia Católica

Además de los sindicalistas, un grupo de 152 obispos, arzobispos y obispos eméritos de la Iglesia Católica preparan una repulsa pública de la política sanitaria de Bolsonaro a través de una »Carta al Pueblo de Dios’. El borrador ya ha sido divulgado por la prensa y sostienen que Brasil atraviesa uno de los momentos más difíciles de su historia, que podría compararse con una «tormenta perfecta», propiciada por el Gobierno.

Advierten de la reiteración por parte del Ejecutivo de «discursos anticientíficos que intentan naturalizar o normalizar el flagelo de las miles de muertes, tratándolas como fruto de una casualidad o del castigo divino». El documento augura al mismo tiempo un «caos socioeconómico» con la correspondiente «hambruna» para los próximos meses.

Brasil tiene una tasa de alrededor de 41 muertes por cada 100.000 habitantes, frente a un 44 por cada 100.000 de Estados Unidos. Bolsonaro acaba de recuperarse de la infección. El capitán retirado atribuyó su curación a la cuestionada hidroxicloroquina, que se acumula en las dependencias estatales contra la escasez de otros medicamentos y recursos indispensables para tratar a los enfermos.

Redacción: Departamento Prensa El Redactor –  Fuente: elperiodico.com

Foto: AFP