López Arce plantea “salario emocional” para motivar a empleados

País
Espacio Publicitario




En el mundo entero se habla de la disminución de horas laborales para mejorar la calidad de vida de las personas. Dentro del mundo del mercado laboral, este fenómeno se llama “salario emocional” y está comprobado que las personas cuando tienen este beneficio como incentivo, el trabajo en efecto es más productivo.

Enrique López Arce, exdirector de empleo del ministerio del Trabajo la semana pasada presentó esto un plan piloto para insertar la metodología en nuestro mercado laboral. En conversación con El Redactor comentó sobre las raíces del sistema y cómo se aplicaría en nuestro país.

“Con un desempeño más productivo en la semana, la idea es poder salir un poco más temprano. Verdaderamente está mostrando muy buenos resultados. En el mundo se habla por el caso de Islandia”, puntualizó. En ese país desde el año 2015 hasta el 2019, unas 2500 personas tuvieron esa reducción de un día laboral y consiguieron más calidad de vida y menos estrés, que es la enfermedad del 2021. “Produjeron no solo lo mismo sino mucho más”, expresó.

El caso de Islandia se replicó en España en varias empresas, la primera fue en telefónica. En nueva Zelanda, hizo lo msimo una empresa que está presente en Paraguay: Unilever, que ahora empezó pruebas piloto en Chile. “Consultando con algunos referentes del sector privado, me decían ‘Enrique, en Paraguay en realidad tenemos algunos pilotos’. Hablando con el gerente de un banco extranjero me decía que ya están practicando en la parte comercial de Paraguay”, relató.

Contó que en una empresa, los ejecutivos de cuentas  tienen objetivos mediante una matriz semanal. Si ellos llegan a esos objetivos de lunes a jueves, el gerente de línea, puede dar a pedido del ejecutivo como premio que el viernes no trabajen.

Mencionó también el caso de una industria de autopartes que vino al Paraguay hace unos años y se ayornó a la cultura nacional de trabajar de lunes a sábados. “El problema era que los sábados era difícil calcular la producción porque ellos tenían objetivos de la semana pero los sábados venían menos gente y la gente era menos productora. Lo que hicieron fue lanzar un desafío para los 1500 trabajadores. Les dijeron bueno, si en 5 días laborales producimos los objetivos de la semana,  sin trabajar de más porque no tenemos para pagar horas extras, sin reducir los descansos, iban a dejar de trabajar los sábados. Cuando hay una motivación, el trabajador en el mismo tiempo puede producir más cuando está motivado”, aseveró.

Desde entonces en esa industria ya no se produce los sábados. “Eso representa una mejora para el trabajador porque va a estar más tiempo con la familia y para la empresa porque los sábados no se prenden las máquinas y es un ahorro”, indicó López.

¿A qué  empresas serviría?

López Arce explicó que en las industrias intensivas, en las cuales se produce las 24 horas, es imposible hacer esto. “Pero hay un caso, donde me dice que lo que hacen es con los costureros y costureras que van poner un objetivo diario y separarles en grupos. Cuando alguien está más motivado, cuando termina su trabajo y ayuda a terminar a los de su equipo, ese equipo puede salir más temprano. Así tenemos grupos de trabajo cuyo horario es hasta las 17:30 y terminan yendo a su casa a las 15:00 y a las 15:30 ya están en sus casas”, refirió.

Dijo que se aplica en un porcentaje muy pequeño porque nuestro mercado laboral es muy informal. “No en todos los sectores se va a aplicar. Principalmente el sector comercial (bancos, financieras), podría hacerlo, las empresas de telecomunicaciones también”, señaló. “Lo que hace bien es hablar de eso en el Paraguay. Lo que es interesante es romper ese paradigma”, continuó el especialista en empleos.

Contó que cuando empezó a hablar de esto, mucha gente, sobre todo las personas de mucha edad no entendían el sistema. “Me decían que tienen que trabajar y yo les explicaba que la cuestión no es trabajar, sino ser productivo”, afirmó.

Según López Arce la balanza se aplica en el que si bien, el tiempo laboral es menor, la productividad hace que haya un mejor clima laboral y un ahorro para el empleador al no utilizar la maquinaria un día más. “Es un ganar, ganar. En Paraguay, el desafío que queremos poner a las empresas es que les dejen salir una hora más temprano, que no necesariamente tiene que ser viernes o lunes”, apuntó.

Añadió que si bien a mucha gente “le dio un infarto”, muchos empresarios ya toman como una opción a ser analizada. “En el mundo entero se habla de esto y es importante que se sepa que el trabajador contento, motivado, produce más en menos tiempo. “No es para todos. Puede ser empleo administrativo, o de ventas, comercial, algunas pocas industrias podrían aplicar siempre y cuando tengan objetivos semanales o diarios. Al que produce más se le puede hacer estos pilotos”, refirió.

Opinó que para el mercado laboral paraguayo tan informal donde al menos el 70% de los trabajadores no tiene el empleo digno es ideal que se evolucione. “De cada 10  paraguayos, siete no tienen empleo digno. Por eso es bueno que en esos tres que tienen se empiece a hablar de esto. No podemos quedarnos tampoco en el viejazo”, finalizó.

Redacción: Departamento de Prensa El Redactor 

Imagen: Twitter de Enrique López Arce