anfiteatro

El majestuoso anfiteatro de Sanber: su historia y los datos curiosos

Historias

“Yo te voy a contar la gran historia”, empieza su relato don Derlis Esteche, empresario inmobiliario y precursor de la cultura sanbernardina. Hablar del majestuoso anfiteatro de San Bernardino, sin duda alguna le genera una emoción incalculable. El antiguo poblador de la ciudad veraniega recuerda como si fuera ayer que uno de los tantos días del año 1984, junto con su amigo Carlos Raúl Ramirez Diaz de Espada compró las diez hectáreas de tierra donde posteriormente se erigiría el enorme estadio cultural.

“Nosotros desarrollamos el Cerro urbanísticamente. Pensábamos hacer un barrio en ese lugar donde hoy está el anfiteatro, pero pasaron cuatro a cinco años, vino el golpe de 1989 y después del golpe fui al cargo en (ministerio) turismo. Estuve en dos gobiernos en turismo con Rodríguez y Wasmosy, como secretario”, cuenta con nostalgia.

En ese entonces le contactó el Dr. Ruben Hug Belmont y le ofreció comprar sus tierras. “Nosotros no le queríamos vender, porque nosotros queríamos hacer un barrio ahí y tanto me insistió y me conto que iba a hacer para un Anfiteatro, que accedimos. Yo me mude enfrente porque yo vivo allá en el cerro, falleció mi amigo Carlos Raul Ramirez y me quede yo. Se hizo la transferencia Belmont y se construyó el Anfiteatro”, refiere.

Para organizar todo, Belmont contrató al mexicano Raúl Velazco del conocido programa “Siempre en Domingo”.  A él le hizo “padrino del anfiteatro” y comenzó la construcción del Anfiteatro y al lado de este un barrio de los artistas. “El Dr. Belmont quería tener un terrero para Shusha, un terreno para Roberto Carlos, un terreno para cada uno de los grandes, y desarrollo una urbanización que llamó Sierra del Lago. Entonces en esa ubicación iban a estar las casas de los artistas más renombrados de la época”, refiere  Esteche.

anfiteatro
La estructura se levanta en las faldas de la cordillera de los Altos a espaldas del Lago Ypacaraí en las colinas de San Bernardino.

Luego de la construcción del anfiteatro empezaron los eventos internacionales. “Le toma a este muchacho que es hoy animado del programa Implacable, Rodolfo Gonzalez Friedman, y él se fue a contratar a los grandes artistas”, añade. En aquel tiempo estuvieron por ahí Shusha, Luis Miguel, Roberto Carlos, El puma Rodríguez. Había 15 o 20mil personas que llegaban y se movía toda cuenca, es decir cuando se movía el anfiteatro y  económicamente todos ganaban”, manifiesta.

El desarrollo de un evento generaba un movimiento de por lo menos una semana antes y una semana después. A mí consta porque yo era el que tenía la única casa que estaba en el cerro, que está frente al anfiteatro y entonces todos venían a pedir a agua, pasar al baño tuvimos que ser el soporte y el apoyo a los primeros eventos cuando nace aquello”, asevera.

Esteche comenta que cuando vio la maqueta que trajo el arquitecto Pablo Ruggero él le recomendó al Dr. Belmont construir primero un lugar que albergue a solo 5mil personas y que si la cosa iba bien aumente la capacidad a 10mil, luego a 15mil y así sucesivamente.

Pero Belmont le explicó que algunos eventos iban a ser gratuitos porque la señal al satélite y que al bajarlo la señal iba a repetirse en diez a quince países. “Entre canción y canción, los sponsor. Entonces ustedes van a ser un público invitado gratuito. Ahí yo me tuve que callar”, expresa el expropietario.

Indica que su mayor preocupación era que la infraestructura de los accesos al sitio fueran un problema al subir y bajar 20mil personas. “No iba a ser fácil, como hasta ahora no lo es. Si hay evento grande ahora del anfiteatro todos los embragues de los todos los vehículos se quedan realmente destrozados porque hay una sola vía y después es muy difícil la salida. No tenemos la infraestructura vial para albergar 20mil personas de entrada y salida”, lamenta.

El escenario tiene 90 metros de ancho por 30 metros de largo y cuenta Esteche que nadie sabe que, debajo de ese escenario, hay un edificio de cuatro pisos. Ese escenario estaba previsto para los artistas con sus camarines y hasta una empresa productora de televisión y una radio. “Todo primer mundo. Iba a tener el escenario móvil, es decir de que vos ibas a ver con una cortina de humo se iban a cambiar los artistas sin darse cuenta, con un ascensor que subía y bajaba e iba a ser un escenario móvil. Esta todo construido, eso se llegó a terminar y después se destrozó todo”, acota Derlis.

anfiteatro
Derlis Esteche es miembro de la Federación Latinoamericana de Ciudades Turísticas.

Él considera el lugar como parte de la historia algo grande en Latinoamérica. “Es el único lugar donde no se dio espacio a hacer una actividad deportiva, exclusivamente para la cultura. Quisieron hacer canchas de fútbol, vóley, tenis, boxeo. Es especular. El Dr. Belmont falleció y quedó ahí. Este es un hombre que miró el año 2050 por ahí”, finalizó.

Poco antes de la pandemia, en el año 2018 el lugar se había reestructurado y reactivado luego de años de permanecer olvidado. Durante aquel tiempo se presentaron importantes figuras del rock nacional y latinoamericano, en festivales como el ReciclArte, organizado por una importante marca de cerveza nacional. Pero la pandemia relegó nuevamente su aporte turístico.

anfiteatro
El anfiteatro alberga a más de 20.000 personas.

 

Redacción: Departamento de Prensa El Redactor
Fotos: Facebook Anfiteatro Jose Asuncion Flores | Facebook Derlis Esteche